martes, 12 de marzo de 2013

Últimamente

Últimamente noto que estoy un poco moñas, por lo que escribo entradas moñas y no me gusta, porque parece que soy una moñas perpetua y eso no es así. Tengo mis días moñas como todo el mundo. O mejor dicho, como todas en ciertos días.

Pero es que últimamente no me ha ocurrido nada interesante para poder contarlo.

Últimamente no he salido mucho ni he tenido que hacer recados fuera de la oficina, por lo que vivo aislada del mundo exterior sin más contacto que la radio e internet.

Pero es que últimamente los blogs de moda en general y de modelitos en particular me dan muchísima pereza, por lo que últimamente no me apetece demasiado criticar a nadie. También puede ser que como además de perezosa estoy un poco moñas, mi yo malvado lo tengo agazapado (toma rima).

También hace días que no hablo con el muso, que como su propio nombre indica, es quién me inspiraba las entradas últimamente. Tendré que llamarle, por lo menos que tenga algo de lo que escribir.

Supongo que mi estado apático se debe a que el invierno se me está haciendo demasiado largo. Y es que cuando llegan estas alturas de invierno todos los días son el día de la marmota. Misma rutina, mismo recorrido, mismas caras (o ninguna, porque hay días que exceptuando a mis padres y a mi perro no veo a nadie más) y misma ropa. Hoy me he puesto el jersey rosa, los pantalones granates y las botas de ante marrón por enésima vez este invierno. Qué aburrimiento Señor.

Y es que últimamente no me compro ropa. Para qué, ¿para tenerla colgada en el armario hasta que deje de helar?

Debo de estar cambiando. Me hago mayor. Dios mío, que horror.

Para que me diga mi madre: "Hija mía, hace ya tiempo que no te compras zapatos." Eso es que estoy grave.

Ahora que lo pienso... ¿Mi madre mide mi estado anímico a razón de la ropa-zapatos-complementos que me compro? ¿¿?? ¿¿?? Qué puñeteras son las madres.... Y que bien nos conocen.

Pues nada, tendré que hacerle caso e ir a comprarme algo, a ver si se me pasa la moñería.

Feliz martes! (aunque ya le queda poco)


9 comentarios:

Aydita dijo...

Hace tanto frío que no apetece nada! besos

Yuma dijo...

Yo tampoco me compro zapatos hace tiempo, pero puede que influya "algo" que desde noviembre estoy en el paro... Pero la astenia primaveral existe, nos quita las ganas de todo.
Por otra parte es normal que ahora no apetezca comprar nada cuando hace frío, sabiendo que dentro de poco vendrá el calorcito y la temporada nueva.

Aprovecho para presentarme como seguidora en la sombra, un abrazo

Atenea dijo...

A veces no hay mejor terapia que irse de compras. Yo no sé por qué será, pero funciona.
Y los estados de ánimo tienen rachas, al final del invierno siempre hay un periodo de apatía, pero piensa que dentro de nada vendrá el calorcito, las terracitas y miles de sandalias por comprar.
Besos.

Anónimo dijo...

Haga frio o calor no dejes de reflexionar..
Besitos
Lauras

Anónimo dijo...

http://m.youtube.com/#/watch?v=7SzAt54K-ko&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3D7SzAt54K-ko&gl=ES

Venía que ni "pintao". Y se me ha ocurrido un juego....

Fdo: Cucharilla

Ana dijo...

¿Un juego? ¡Me encantan los juegos!

Ana dijo...

Por cierto Cucharilla, cualquiera diría que me conoces mejor que yo jajaja!! Eso, o que soy demasiado transparente...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ana dijo...

Ya he dicho que me encantan los juegos. Pero hasta ciertos límites, obviamente.
Tu propón, que yo dispondré.