jueves, 7 de marzo de 2013

¿Por qué lo llaman amor cuando quiere decir dopamina?

El impulso sexual es diferente del amor romántico y es diferente del afecto. También creo que han evolucionado por razones diferentes. El impulso sexual evolucionó para que saliéramos a buscar a nuestras parejas. Creo que el amor romántico es el impulso verdadero, porque emana de este cerebro primitivo y es más fuerte que el impulso sexual. Cuando estamos locamente enamorados, queremos irnos a la cama con nuestra pareja, pero lo que realmente queremos es que nos llame por teléfono, que nos invite a cenar, y se crea una unión emocional. De hecho, una de las características principales del amor romántico es el deseo de contacto sexual… y de exclusividad sexual. Cuando nos acostamos con alguien y no lo amamos, no nos importa realmente si también se acuesta con otros. Pero cuando nos enamoramos, pasamos a ser realmente posesivos. En la comunidad científica lo llamamos ”vigilancia de la pareja”. El amor romántico es muy peligroso. Lleva consigo una gran felicidad y una gran tristeza. Cuando se nos rechaza estando enamorados, hay personas que pueden matarse, o matar a otra persona.




Uyuyuyuyyyyyy...

No sé vosotros, pero yo es que veo estas cosas y me asusto.

Que resulta que todo lo que antes llamábamos amor, ahora resulta que es el mecanismo cerebral por el cual consideramos que hemos conocido al individuo idóneo para perpetuar nuestro ADN y empezamos a generar dopamina, que como su propio nombre indica, nos deja "dopados" perdidos y se nos va la olla.

Se nos va la olla hasta el punto de no vivir nada más que para agradar al otro. Nos ponemos guap@s para él/ella, cambiamos hábitos, gustos y no conformes con eso, cuantas más dificultades encontramos, más dopamina generamos, por lo que más nos empeñaremos en conseguir el "amor" de esa persona.

Ahora lo entiendo todo.

Porque cuanto menos caso nos hace la persona "amada" (entrecomillo porque el amar para mi ya no será lo mismo) más deseamos conseguirla. He a aquí la cuestión. Ni las tías somos tontas, ni los tíos son unos cabr**es (y viceversa), es sólo que nos estimula más el síndrome Romeo y Julieta.

Y no contentos con eso, cuando conseguimos estar con la persona "amada", nos volvemos zumbados perdidos, locos, posesivos y extremistas sentimentales.

Después de todo esto, prefiero ser un ser hormonalmente nulo. No quiero ni oxitocina, ni dopamina ni nada que termine en -ina.

Prefiero ser una persona cabal y no sufrir, aunque esté emocionalmente vacía y no perpetúe mi ADN en futuros venideros.

Aunque... haga lo que haga... la química es la química y no se puede luchar contra natura.

Buen jueves.



11 comentarios:

Anita Patata Frita dijo...

Contra la química no se puede luchar... Y si se lucha duele, pero es que si no se lucha también... Esto todo es una jodienda y las mujeres creo que además lo de las hormonas nos va el doble de mal, en el sentido de que un gramo de dopaina a un hombre no lo pone como a una mujer nooooo eso ni lo dudes.

Ana dijo...

Pues dice Punset y la otra señora que el sentimiento es el mismo en hombres y mujeres.

Yo no me lo creo.

Anita dijo...

Pues yo quiero mucha química, aunque sufra y llore más, eso es porque también disfruto y río más intensamente. No soy nada de medias tintas y con los sentimientos menos. Así que... ¡Viva las cosas acabadas en ina! ;P

Ana dijo...

No, si yo digo que no quiero cosas que acaban en -ina, pero al final acabo sucumbiendo irremediablemente.

Snif :'(

Jorge Blaschke Arnedo dijo...

Siempre me atrajeron más las historias de desamor, quizá por el hecho de ser más desgarradoras, incluso cruentas, más capaces de transformarnos de evolucionarnos como personas emotivas. A pesar del dolor, la desesperación ... Me parecieron más bellas.
Creo que a nadie se puede desproteger del sufrimiento.
Y química a parte... No me gustaría ser feliz a causa de ser idiota.
Pero el manejo de la química .... Lo siento sigo luego

Aydita dijo...

Desde luego la química es un factor muy importante! besos

Jorge Blaschke Arnedo dijo...

en 1927 el matemático aleman (Werner Heisenberg ) descubrio el principio de incertitumbre

nada se puede prededecir con exactiutud
siempre queda un margen de incertidumbre en el conocimiento humano , viene a cuento ya que
esta relacionado con el hecho de que el observador , por el mero hecho de ser testigo, influye
en la realidad que esta observando, la altera, introduce en esta una variable de indeterminación.En este caso previo a tu blog de hoy hice algo mas que observar pero la teoría del principio de incertidumbre se ha dado. Eureka!!!

Ana dijo...

Jorge, por supuesto que has influido, pero también ha sido un poco casualidad porque hace pocos días hablé de este tema con otra persona.

También he de decir que yo entro al trapo muy facilmente jajaja

Ana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Way cool! Some extremely valid points! I appreciate you writing
this write-up and the rest of the website is extremely good.



Here is my site - michael kors mens watches

Raquel dijo...

Pues yo como tu me pedía a la de ya no tener nada de ina, puffffffff!