miércoles, 6 de marzo de 2013

Necesito un chute de buenrollismo

No lo puedo evitar. Me encanta ver a la gente feliz.

Y es que después de tanto de sufrí, de padecé, tanto mal rollo, tanto mal cuerpo, tanto drama y tanto dolor de corazón una terminar por hartarse y necesitar un chute de buenrollismo.

Esto lo digo porque vengo de darme una vuelta por mi blogroll. Y no, todos los que tengo no son de modelitos a los que criticar. Vengo de blogs, con fotos sí (que me parece a mi que la única que no pone fotos soy yo y por cabezonería) pero que transmiten mucho más que superficialidad y frivolidad. Transmiten energía, alegría y felicidad.

Y es que como decía antes, me encanta ver a la gente contenta. Y también puede ser que sea porque veo reflejadas (con más o menos realidad, la que los autores quieran mostrar) la vida que a mi me gustaría tener.

Bueno, más que la vida que me gustaría tener, el ver algunas situaciones que a mi me gustaría vivir.

Obviamente en los blogs siempre se muestra lo mejor de cada casa. Contamos lo felices que somos con la pareja, con nuestro pisito nuevo supermoderno, con nuestro trabajo supercool y varios etcéteras más.

Y es por eso por lo que mola.

Porque a nadie le apetece leer que has discutido con el marido, o que el tío que te gusta no te hace ni caso, que te ves negr@ para pagar el alquiler/hipoteca de tu pisito o que no enseñas la micrococina o cuarto de baño sin reformar porque no tienes un duro, o que en tu trabajo supercool llevan dos meses sin pagarte.

O quizá sí sean así de felices de verdad...

O quizá quiero pensar que no para reconfortarme.

Sea como fuere, me encantan los blogs de vidas ajenas superchachis.

Buen miércoles (otra vez)



14 comentarios:

Aydita dijo...

Ya somos dos! besos

Bimbolles dijo...

Claro, el buenrollismo REAL es lo mas, el ficticio huele.
Saludos.

Ana dijo...

Bimbolles, los que tienen unicornios rosas en su casa no valen eh? jaja

Esteban dijo...

Pues si esta bien alegrarse por los demás, pero de todas formas no te fíes mucho de lo que ponen, por que muchos ponen como le gustaría que fuese su vida y no como es en realidad. Pero si así ellos también son felices pues mejor. Por cierto yo tengo un unicornio azul en mi jardín!!! ajajaj.

Ana dijo...

Es como un libro o una peli, que puede ser ficción o una biografía y disfrutas igual.

Ana dijo...

¿¿Tienes un unicornio azul??? ¿¿¿En serioooo?????

Eso tengo que verlo!!!!!!!!!!

MORGAN dijo...

Yo no creo (aunque ojalá, eh?) que nadie tenga una vida super chachi y super perfecta. Aunque coincido contigo, imaginar que es así le da un puntito de positivismo a una, que ya tenemos bastante cada uno con sus propias miserias.
Besos

Esteban dijo...

No te preocupes que es aún joven, cuando le salgan las alas voy un día volando con el a Albacete y te lo enseño. ;)

Pilar V dijo...

Es lo que tiene la literatura de ficción (o no)

La felicidad solo es real en pequeñas dosis, pero hay que hacer un esfuerzo por encontrar el motivo, por pequeño que sea para sonreir.

Un saludo

Bimbolles dijo...

No es un unicornio rosa, mujer, es un pequeño pony rosa ;)

Anita dijo...

Muy de acuerdo con tu reflexión superprofunda de hoy!

CreatiBea dijo...

Todos tenemos lo nuestro, ya nos gustaría a todos vivir en permanente felicidad, pero no es así. En mi blog en general procuro mostrar la cara buena de las cosas, aunque no siempre, porque lo que no soportaría es perder la autenticidad.

Y precisamente eso es lo que me motiva a hora de seguir un blog: autenticidad, que me crea lo que leo o veo.

Saludines

Anita Patata Frita dijo...

Yo soy más de flamencos rosas en casa como alaska y mario que de unicornos, me aceptas? XD

Ana dijo...

Aceptamos flamencos rosas.... vaaaa... jajaja!!