lunes, 4 de marzo de 2013

El muso se empeña en abrirme el sobre del ketchup

Y se extraña que le diga que no, que si no puedo ya se lo paso.

Y él me dice que como las mujeres "nos empeñamos en ser tan independientes".

Y yo le digo que si supiera que tendría constantemente a un hombre que me hiciera las cosas, delegaría, pero como resulta que no, prefiero hacerlo yo todo. Que si mañana (osea hoy) volviera sola a comer al Burrikín y no estuviera él para abrirme el sobre del ketchup, ¿a quién se lo pido?

Y el muso me dice que se lo pida a cualquier otro tío que haya por ahí.

Y yo le digo: "Muso, nadie me abre el ketchup como tu".

Pues eso, que la caballerosidad está un poco, bastante, mucho, totalmente pasada de moda.

Probablemente ahora, señores que leáis esto ahora mismo, os escandalicéis cuando diga que hoy en día los hombres, bien por educación, por desdén, por la sociedad en la que vivimos o porque nosotras las mujeres lo """"hemos permitido"""" (entrecomillo mucho, eh) no os comportáis como los caballeros "de antes". Caballeros de los de ir a recogerte siempre a casa, acompañarte hasta la puerta, abrirte las ídem, no dejar que pagues la cuenta y echarte la mano a la cintura.

Probablemente ahora, señoras que leáis esto ahora mismo, os escandalicéis cuando diga que, dentro de mi "independentismo" me gusta que un hombre me trate así, porque me tacharéis de machista.

No soy machista.

Pero tampoco feminista.

No quiero que un hombre me lo haga todo ni tampoco aspiro a quedarme en casa con la pata quebrada y dedicarme la vida a parir hijos de mi esposo-dueño.

Pero lo que es cierto es que sí aspiro a compartir mi vida con un caballero que me haga sentir querida y protegida. Un caballero andante, de los de antes.

Pero en versión 2.0, claro. Y que sólo me abra el sobre del ketchup cuando yo no pueda, o no quiera abrirlo.

Buen lunes.


9 comentarios:

Anita Patata Frita dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada. El tema es que "nosotras" también queremos controlar cuando sacan el caballero, no les dejamos hacer nada sin permiso, somos una controladoras neuróticas jajajaja...

Ana dijo...

Controladoras neuróticas? No sé...

Quizá es que nos descoloca esa actitud y por eso neurotizamos (atención palabro).

Vivimos tiempos rarunos.

Raquel dijo...

Plas plas plas plas plas!!!

Lo comparto totalmente, y es que el mío de caballeroso... lo perdió rápidamente, queeeeeeee pena!

Ropi dijo...

Pues yo opino igual que tu..me gusta que me traten como a una señorita, cuando a mi me sale de los ovarios ser una señorita...pero se agradece una chaqueta por encima del hombro cunado una tiene fresco y que el vaya con los pelos de punta...

Besillos

Ro

Ana dijo...

Raquel, vaya vaya...


Ropi, ese tipo de cosas :)

MORGAN dijo...

Completamente de acuerdo. Si encuentras a un maromo así, por favor, cédeselo a la ciencia para que lo clone, que pocos quedan ya... Y no me pareces machista, solo que esperas que la persona con la que estés sea considerada y cariñosa contigo sin tratarte como una inutil.
Besos y feliz lunes.

Ana dijo...

Morgan, imposible describirlo mejor :)

No sé yo si Muso querrá que lo ceda a la ciencia... le preguntaré a ver qué le parece jajaja

Cruela dijo...

Pero si me harto de decir lo mismo
Un hombre tiene capacidades manuales que las mujeres no tenemos o no queremos tener, con lo cual aprovechémosla, acaso no llevan siglos haciendo lo mismo con las tareas del hogar pues eso, caballerosidad no es demodé, el machismo sí pero no tiene nada que ver
Besos

Aydita dijo...

A mi me gusta que sean caballerosos pero sin pasarse jajaj besos