viernes, 1 de marzo de 2013

Es que le he cogido cariño

Al blog.

Iba a empezar esta entrada diciendo que yupi yupi por fin estamos en marzo, que odio febrero, que menos mal que ya terminó que tal que si cual bla bla bla.

Es que después de casi seis años de blog a una se le acaban los argumentos y resulta que siempre que ha llegado tal día como hoy he posteado lo mismo, que yupi yupi que por fin estamos en marzo, que odio febrero, que menos mal que ya terminó que si tal que si cual bla bla bla.

Después de varios meses sin publicar nada ya sabéis que hice propósito de volver, de no dejar esto abandonado y todo eso que he dicho ya tropecientos millones de veces. De hecho, esta entrada sería el enésimo dejavu. Así por encima creo que habrá así como diez o doce entradas iguales en todo el recorrido del blog.

Como buena virgo, soy realista. Y como buena realista, veo que mi vida como bloguera está más acabada que el frasco de Halloween que tengo en el tocador.

Y mirad que he intentado reinventarme. Yo es que soy muy fan de la gente que se reinventa a si misma. Hay que ser consecuente y si estás caducado, reinvéntate.

Después de casi seis años, me he sentido caducada infinidad de veces. Porque no me gusta de estar siempre haciendo lo mismo. Me cansé de ser eb. ¿Por qué? No sé, supongo que por la edad. Igual que me canso de usar siempre la misma barra de labios o del mismo corte de pelo. ¿Acaso es que vosotr@s pensáis igual que hace seis años? ¿Sí? Pues yo no. Creo que de los veintiséis a los treinta y uno se evoluciona.

Para mi el blog es una forma de expresión, de liberar mi creatividad, al igual que la fotografía, el dibujo, incluso el maquillaje, el baile o el aeróbic. Porque que no ponga fotos en el blog no significa que no me gusten. De hecho, en facebook e instagram estoy constantemente subiendo fotos. Mías y de otr@s, de lo que me encuentro por la calle y de todo lo que me llama la atención.

Pero cuando yo misma me he puesto tantas limitaciones a la hora de escribir se me hace bastante difícil poder actualizar. Porque podría hablar de muchas cosas. Podría hablar de mi familia, de mis amigos, del amor (de mi amor), de mis ideas, ideologías, de opiniones personales... Pero prefiero no hacerlo porque por suerte o por desgracia hay mucha más gente conocida que lee el blog y que sé que se puede dar por aludida ante cualquier comentario que pueda hacer, aparte que no creo que a cualquier desconocido le importe mi vida personal. Y no tengo que decir que, entre otras cosas, que después que no tengo por qué contarle mi vida privada a alguien que no conozco de nada, me repatea mucho la moral que esos desconocidos me critiquen.

¿Si no me conoces de nada por qué me criticas? Y si me conoces, ¿por qué no me lo dices a la cara?

Y volviendo a lo de los aludidos. Que conste en acta que esta entrada no la estoy escribiendo en alusión a nadie, es tan solo una reflexión.

Así que después de las limitaciones autoimpuestas, sólo espero que me venga la inspiración para escribir algo que no sea demasiado personal pero al mismo tiempo interesante, con el que tod@s nos podamos identificar, que sea gracioso, que sea entretenido y que no sea pesado de leer. Que os de que reflexionar superprofundamente a tod@s, que os den ganas de opinar, de comentar, de participar y de volver a entrar en esta humilde casa.

Sé que eso es muy difícil y que lo más sencillo sería cerrar el blog. Pero qué le voy a hacer, después de casi seis años... le he cogido cariño.

Feliz fin de semana.

Pd: Se aceptan ideas.

10 comentarios:

CreatiBea dijo...

Por si te sirve, te leo desde hace tiempo, y me gusta mucho lo que escribes y cómo lo cuentas.

A veces no es tan importante el qué, sino el cómo.

Buen fin de semana

Ana dijo...

Muchísimas gracias.

Siempre es una alegría saber que aún queda por ahí algún lector agazapado jeje!!

Me ha encantado tu blog, ya te lo he dicho allí.

Besos!

Anónimo dijo...

Yo soy adicta a tu blog. Ya te lo he dicho en alguna ocasión, es una inyección d buen rollo..transmites mucho!! Me gusta lo q escribes y cómo expresas. Así q por favor, no cierres!!

Uma dijo...

en los blogs como en las relaciones personales hay que aprender a disfrutar de las rutinas
Besos

Anita dijo...

A mí también me gusta como escribes y te entiendo en lo de haber repetido el mismo post año tras año porque a mí también me va pasando, aunque supongo que yo me he puesto menos límites que tú, y de hecho creo que esa es precisamente mi esencia, así que de momento sobrevivo.
Te daría ideas pero no las tengo, jajaja, a veces me pregunto qué cojones puede interesar a la gente de mi blog!

Anita Patata Frita dijo...

Considero que te reinventas más veces de las que tu misma crees. He dicho. Y ya te digo yo que el chiringuito no lo cierras tu así como así... ya verás como cuando menos lo esperes vuelves.

Ana dijo...

Si no he dicho que me voy, al contrario, que le he cogido cariño al nene.

Ahora sólo me queda estar más alerta... sssssss jejeje

Akatpwari dijo...

Puede que sea un poco difícil escribir algo personal, pero no ahí esta la gracia de todo esto? Darnos cuenta 6 años después, que lo que antes nos importaba, por dar un ejemplo, la marca de ropa que vestíamos a los veintitantos y ahora a los treinta y tantos vestimos lo que sea pero le damos un toque chic sin ser de marca...oh creo que me enrolle, se me entiende? Por cierto yo también lleno mis vacíos existenciales con objetos materiales de poco valor ;)

Ana dijo...

Akatpwari (tela nombrecico difícil), mi problema es que tiendo siempre a dar demasiados detalles y dar demasiadas explicaciones... jo.

Aydita dijo...

Madre mía 6 años! Enhorabuena :D besos