miércoles, 6 de marzo de 2013

El increíble caso de la mujer de la edad indefinida

Está el increíble caso de Benjamin Button, el increíble caso de Ana Obregón, el increíble caso de Lola Ciccone (la hija de Madonna), el increíble caso del Pepe, un excompañero de trabajo de mis años mozos y el increíble caso del Kiko, un tío que conozco de mis tiempos de motera.

Todos ellos casos de personas con edad indefinida.

Siempre he sido muy partidaria de ser consecuente con la edad se tiene y no pretender ir de viejo cuando se es joven ni ir de joven cuando se es viejo. Es más, me parece ridículo pretender ser algo que no eres, en la edad y en cualquier ámbito de la vida.

Pero el increíble caso que me he encontrado hoy, sería incapaz de englobarlo dentro de mis modelos de edad indefinida, porque realmente soy incapaz de determinar qué edad tenía esta mujer.

Ha sido hoy, en una de mis habituales visitas a la Delegación de Industria cuando, mientras estaba siendo atendida por una de mis amigas las funcionarias (que la funcionaria en cuestión también podría ser un caso de mujer de edad indefinida en la categoría Ana Obregón), cuando ha venido a la mesa una chica-mujer a traer unos papeles.

Digo chica-mujer, porque no sé si era chica o era mujer. Osea, que perfectamente podría haber sido una becaria que una veterana.

Increíble.

Tipo de Barbie, voz de pito, vaqueros superskinny, botas altas de cuña y melena rubia platino con flequillo. La descripción de cualquier universitaria, vamos.

Pero cuando me he girado y le he visto la cara... juraría que aparentaba los cuarenta bien pasados.

Ojiplática me he quedado.

Y todavía sigo intentando asimilar si esa chica-mujer era una cuarentañera con el síndrome Ana Obregón o una veinteañera con el cutis mal cuidado.

Mañana que tengo que volver a ir a la Delegación de Industria la buscaré y analizaré. No me puedo quedar con este sinvivir.

¿Conocéis algún caso de persona de edad indefinida?


Feliz miércoles.


8 comentarios:

Mariann dijo...

Ante la duda piensa mal y acertarás, o sea +de 40 o cerca los 50.
Es muy difícil que una jovencita tenga la piel mal. Muy mala vida tendría que haber tenido.

Además lo que has descrito es cada vez más habitual. Me pasa muy a menudo por la calle de tener que girarme dos veces y preguntarme que he visto, pero por las arrugas las conocerás.
Manos, cuello, manchas, colgajos, son delatores. Tu observa y verás.




MORGAN dijo...

Yo voto mas por la cuarentona vestida de veinteañera, no sé porqué...
Ya nos contarás que descubres en tus investigaciones.
Besos

Aydita dijo...

Pues ya nos contarás! jajaj besos

Ana dijo...

Estoy muy desconcertada... Yo diría que es veinteañera con el cutis descuidado eh jaja

Crazy for little things dijo...

Probablemente sea una cuarentona intentando detener el paso del tiempo... el nombre técnico para estos casos es : "un quiero y no puedo"... espero por amor de Dios que mi reticencia a crecer no me convierta en eso.

sonia dijo...

Yo tenía una amiga que a sus veintitantos se vestía fatalmente y encima una vez se puso el pelo de rubio platino y parecía una tía de 40 años. Es más, menudas risas me eché cuando alguien de mi entorno pretendía contactar con ella para ligarsela y me preguntó que qué edad tenía. Yo que soy muy mala xD le dije "cuántos años le das?" y cuando me dijo "36" casi me da un mal de la risa...pues la tipa en cuestión tenía 24 xDD

Anita Patata Frita dijo...

Hay muchos casos así, pero vamos que la cara y las manos no mienten.

Anónimo dijo...

bueno bueno, cuanto comentario despectivo veo por aquí!
Chicas, el paso del tiempo es inevitable para TODAS y tODAS pasaremos por ello, así que un pelín de respeto para las cuarentonas, creo que tenemos derecho a seguir viviendo ya ilusionarnos sin hacer mal a nadie, eH? a pesar de nuestras arrugas y de nuestars manos delatoras!!!