martes, 19 de marzo de 2013

Si cuando digo que a mi me pasan cosas raras...

Creo que soy una especie de increíble caso de Benjamin Button, porque en vez de madurar, cuanto más tiempo pasa más me rejuvenezco. Antes pensaba que rejuvenecía solamente en edad mental (a estas alturas, creo que voy ya por los doce o trece años), pero resulta que también me estoy rejuveneciendo físicamente. Exceptuando los juanetes, claro.

Pues nada. Como ya sabéis ayer fui a graduarme la vista y a elegirme mis nuevas gafaspasta puesto que últimamente (hay que ver como me repito) notaba que veía menos que un gato de escayola.

Ante la pregunta: "¿He perdido mucho?" Me quedé muertamatá al tiempo que ojiplática perdida (nunca mejor dicho) cuando mi optometrista me confirmó que: "No has perdido, has recuperado casi una dioptría de la hipermetropía"

¿¿Mande??? ¿¿?? ¿¿??

Pues sí, cuando con la edad una se supone que tiene que perder visión, voy yo más chula que un ocho y recupero una dioptría. Si cuando digo que a mi me pasan cosas muy raras...

Y como soy chula y rara al mismo tiempo, me elegí yo solica mis gafas nuevas. Creo que era la primera vez en mi vida que me compraba algo de más de treinta euros sin llevar a nadie que me aconsejara. Porque además de entre otros muchísimos defectos que tengo, la indecisión es uno de ellos. Es lo que tiene ser una insegura patológica. 

Así que como estoy en plan renove ayer me hice una terapia de choque y fui capaz de gastarme trescientos euros en gafas sin la opinión de nadie.

Porque además de mis nuevas gafaspasta super-mega-molonas-ideales-de-la-muerte también me compré unas gafas de sol. Bueno unas gafas de sol no, LAS gafas de sol. El caso es que yo tenía que irme de la óptica con unas gafas puestas. 

Claro que...  cuando salí era de noche y ya no las estrené. Ea. Bueno, miento, las estrené en casa para hacerme una foto chachimolona y subirla al Instagram.

Por cierto, ayer fui otra vez a la Delegación de Industria y volví a ver a la mujer de la edad indefinida. Y sigo siendo incapaz de definirle la edad. Aunque casi que voy a empezar a decantarme por tirar por lo alto que por lo bajo.... Sois sabias chicas.

Otra cosa rara que me pasa últimamente es el como soy capaz de atraer y repeler a una velocidad supersónica. No sé como lo hago. Bueno sí, bueno, tengo una teoría: Doy una impresión equivocada. Y luego cuando la gente me conoce, la repelo. Debe ser eso.

O yo que sé... el caso es que a mi últimamente me pasan cosas muy raras...


Pd: No digo marcas porque después de gastarme trescientos pavos, aún encima les voy a hacer publicidad... venga hombre...






6 comentarios:

Anita Patata Frita dijo...

Jajajaja... Además de que te pasen cosas raras estás rara... 300 euros tu??? (yo he visto la foto y merece la pena ahora estoy deseando de ver las de "ver")

Aydita dijo...

Pues mira que bien ! besos

Ana dijo...

Sí, trescientos euros YO. Pero entre las dos gafas eh?? no nos vayamos a confundir, que a una se le va la olla de vez en cuando pero no tanto jajajaja!!

Las "de ver" las tengo que recoger el sábado.

Soy incapaz de mantener la intriga... nunca aprenderé ains...

Anónimo dijo...

con lo bonita que es la intriga.

Anónimo dijo...

Queremos fotos de las gafas!! A mi ya me toca cambiar las mías, ya no leo los cartelitos que ponen en la tele... empiezo a verlos difuminados ajajja

stela

Ana dijo...

Me estoy replanteado eso de no poner fotos en el blog... quizá cambie de idea, sí jjejeje