viernes, 28 de diciembre de 2012

Este es el típico post de fin de año

Ya sé que todavía quedan tres días para terminar el año... pero como yo soy del pensamiento de "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy", publico hoy el típico post de balance anual.

Si pongo en una balanza lo bueno y lo malo que me ha pasado este año, obviamente se inclina por el lado negativo.

Pero como una es de natural optimista (o al menos eso intento) y los últimos hechos acontecidos en mi vida están siendo positivos, prefiero quedarme con éstos... ya sabemos, agua pasada no mueve molino. (Como podréis observar, también de natural refranera).

Empecé el año mal. Muy mal.

La ruptura con el quién fue mi pareja fue un palo muy gordo para mi.

Como os decía en la entrada anterior, soy muy racional y comedida con mis emociones. Por eso, nunca había tenido novio, porque me costó encontrar a la persona a quién entregar mi corazón. Total... para nada. Por eso me dolió tanto.

Este hecho repercutió tanto en mi estado anímico, que incluso llegué a rendir menos laboralmente. Esto, además de la jodida crisis, desembocó en mi salida de la que había sido mi empresa y casi mi casa durante los últimos diez años.

Todo esto, en un período de tres meses.

Es jodido cuando, después de creer que tienes tu vida medianamente organizada y más en personalidades como la mía, ver que en tres meses todo tu mundo se viene abajo.

Pasaron los meses y me fui acostumbrando a mi nueva situación, sin pareja y sin trabajo.

Afortunadamente recuperé amistades que creía perdidas y conocí gente nueva.

De esta gente nueva, me decepcionaron unos cuantos...

Pero también puedo decir que los otros tantos son mis amigos. Amigos de verdad, y eso compensa todo lo anterior.

También cometí el error de creerme "enamorada" de un personaje. Un personaje en todos los sentidos. Personaje porque hacía creer que era una persona que realmente no era y personaje, porque es eso un payaso.

Pero como acabo de decir, sólo "creí" que estaba enamorada. Realmente lo que me pasó es que necesitaba tan desesperadamente ilusionarme con algo o alguien, que le tocó al primero que me encontré por la calle.

Esto me sirvió de lección, se me abrieron los ojos y empecé a darme cuenta de mi situación, a valorarme más a mi misma y valorar a qué y quienes tenía a mi alrededor y estaban conmigo de verdad.

En verano nació mi sobrina. Y yo, la fría y racional, lloré como una magdalena cuando la vi por primera vez. Nunca pensé que se podría querer tanto a alguien que "apenas conoces".

Nunca antes había tenido instinto maternal. Ahora sé que lo tengo y me encanta.

Llegó septiembre y con él la recogida de la cosecha. Dejé mis complejos atrás y empecé a ser yo misma.

Empecé a tener paciencia, que no sabía lo importante que era hasta ahora.

A no tener complejos. A saber que quién está a mi lado es porque quiere. A sentirme querida por quién me tiene que querer y a quererme más a mi misma.

Sin duda alguna, me conformaría con todo esto. Pero, no sé si porque el destino ha querido recompensarme o porque símplemente la suerte ha decidido sonreírme, en éste último tramo del año también he encontrado trabajo, algo que realmente necesitaba para volver a ser la que era.

También tengo al muso, que se preocupa por mi y se lo agradeceré siempre (aunque diga que no es nada)

Pero... aunque el año finalice mejor que empezó, lo que más me gusta de 2012, es que se termina dentro de tres días.

Feliz fin de semana!

Pd: El año nuevo mejor lo felicitamos el lunes, por eso de la mala suerte y todos esos rollos.





5 comentarios:

MORGAN dijo...

En algo estamos de acuerdo: lo mejor de este año es que tiene los días contados. Para mí ha sido una absoluta m**rda (con perdón), pero como soy de naturaleza optimista (o ingenua, vete tú a saber) estoy convencida de que el 2013 es mi año y seguro le de 10 patadas a este que se acaba.
Besos
P.D.: Quien no se contenta es porque no quiere, jajajaja

Ana dijo...

Yo no pretendo que el 2013 sea "mi año" porque la verdad... en quedándome como estoy (virgencita) me conformo.

Podría pedir más, sí, pero tampoco lo necesito, al menos de momento.

Aydita dijo...

Yo espero que este año que viene sea mejor!^^ Besos

Elcoleccionista dijo...

Por casualidad he encontrado tu blog buscando fotos de la alhambra, pero he estado leyendo estos ultimos post creo que hemos pasado por la misma situación , bueno espero que poco a poco este 2013 sea mejor años para los dos , un abrazo fuerte desde Granada...

jordim dijo...

Ahora en España no hace falta cambiar el año, sino el sistema...