miércoles, 24 de agosto de 2011

Amig@s del sexo opuesto cuando se tiene pareja

Escribo esta entrada al hilo de la última entrada de INTERsexCIONES... blog que me encanta y que recomiendo a todo el mundo que lea.

Alena plantea donde está la diferencia entre las relaciones de amistad y cuando hay algo más, y de momento parece ser que el debate está en si la diferencia está en si hay sexo o no.

Mi opinión al respecto es bastante clara.

Yo he tenido y tengo buenos amigOs (masculinos) con los que puedo hablar de todo, intimidades, problemas, dudas, inquietudes; hemos ido de cañas, de copas al cine y mil cosas más y nunca he sentido la necesidad de tener más "roce" con ellos ni he sentido las "mariposillas" en el estómago tan características del enamoramiento.

Aunque también reconozco que alguna vez me he enamorado de algún amigo, en concreto de un compañero de trabajo, que tenía novia. Por eso, yo nunca le dije nada de nada respecto a mis sentimientos, pero creo que eso es algo que por mucho que quieras disimular... se nota. Y lo peor de todo es que a él le pasó lo mismo... y me lo dijo. Una noche de borrachera me hizo una declaración de amor en toda regla. (Entonces ya no trabajábamos juntos).

Al principio no le quise dar importancia ya que él iba con una "tajá" importante y ya se sabe... cuando uno está piripi habla de más. Lo llevé a su casa y ahí quedó la cosa, aunque por mi parte me lo hubiera comido a besos...

Al cabo de un par de días, me llamó para tomar un café. Yo iba nerviosísima, porque después de lo que pasó ese día no sabía lo que iba a pasar...

Me pidió perdón por si me había hecho pasar un mal rato por lo que me dijo.... aunque "seguía pensando lo mismo".

¡¡Toma ya!!

Claro, a mi esa situación me puso entre la espada y la pared... ¿qué hacer?

Pues nada... dejar pasar el tiempo, hacer como si no hubiera pasado nada y esperar a que las aguas volvieran a su cauce.

Esto ocurrió hará unos cuatro o cinco años y a día de hoy somos amigos. Él ahora vive con su novia (la de entonces), yo tengo novio y todos tan contentos. Aunque sí que es verdad que nuestra relación es demasiado fría para considerarnos AMIGOS. Supongo que nos hemos quedado en conocidos y punto... no sé.

Por eso planteo el tema "Amig@s del sexo opuesto cuando se tiene pareja"

Yo soy muy novata respecto a las relaciones de pareja. Lobo es mi primer novio "formal" y claro, yo ahora me estoy encontrando con situaciones que, al no tener un referente anterior para poder comparar, no sé afrontar.

Me explico.

Al principio de nuestro noviazgo, Lobo tenía una buena amistad con su exnovia. Ahora lo veo una cosa completamente normal, pero por entonces a mi me llevaban los demonios cada vez que me decía que se había tomado una caña con ella o que le había llamado para pedirle un favor o cosas así..

Claro, que no es lo mismo "dátiles que tomátiles" y sin pensar que... yo misma, me había ido de fiesta con amigos que tenían novia, y no pasaba nada... ¿o sí?

Porque con mi amigo el que os he comentado antes no pasó nada porque lo dejamos pasar...

Algunas veces dudo si él en el fondo estaba esperando a que yo diera un paso más, o mi reacción depués de su "declaración de amor" para él dejar a su novia...

O también fue egoista y me dejó a mi toda la responsabilidad de su decisión, sin decir nada me quiso decir "si dejo a mi novia que sea por algo serio, si no me quedo con ella" o yo que sé.

Pero bueno, como he dicho antes... él a día de hoy sigue con esta chica y supongo que les va bien... Supongo porque sigue con ella, porque poco a poco perdimos toda la confianza que teníamos para contarnos esas cosas...

Estas últimas semanas he sabido de dos parejas de mi entorno que se han separado. Al parecer, en ambos casos ha sido por el mismo motivo. Una de las partes ha conocido a otra persona.

De ambas parejas la parte que a mi me toca son los "dejados". Claro, yo conozco las versiones de "mira qué cabr*n", "mira que pu*a" y demás etcéteras.

¿Y si nos tocara a nosotros? ¿Quién nos dice a nosotr@s que un día cualquiera, un amigo, compañero, conocido pasa a ser algo más? ¿Que donde había compadreo hay "mariposillas"?

También hay que puntualizar y dejar claro que, supongo que para llegar a esa situación, hay algo en tu relación de pareja que no va bien... porque si estás seguro de los sentimientos hacia tu pareja no tienes por qué plantearte nada con otra persona, obviamente.

Y luego están los "amig@s que no quieren ser tu amig@ porque tienes novi@"

Tengo un ex-rollete de mi juventud, bueno... de cuando tenía veinte o veintiún años (la semana que viene cumplo treinta), ejem... Ya os hablé de él en otra entrada hace un tiempo, es un chaval que conocí por internet por casualidad, porque entonces no había ni feisbuc, ni maiespéis, ni ná de eso.

Cuando le conocí me encantó, porque aparte que estaba buenísimo (que eso también cuenta) le vi bastante compatible conmigo.

Pero claro, no se le puede pedir peras al olmo y con veinte años el muchacho no estaba para relaciones serias... y ahí terminó la cosa.

El caso es que le he vuelto a ver en varias ocasiones y siempre que nos hemos visto me ha dejado claro que le sigo gustando. O eso dice.

La primera vez que nos "reencontramos" después de dejar nuestro rollete de juventud, fue en mi oficina, que vino por casualidad y nada... tan contentos de vernos. Que si quedamos a tomar un café que si tal que si cual y nada... ni café ni nada. Entonces yo no tenía novio y... supongo que me debí mostrar demasiado "interesada" y se acojonó o yo que sé... el caso es que no quedamos ni nada.

Depués siempre que le he visto han sido encuentros "extraños". ¿Por qué? Pues porque tengo novio.

Nos encontramos, se informa si sigo teniendo novio y cuando le digo que sí... pone cara de compungido, "se alegra de que me vaya bien" y se va.

Y a mi me jode, que parece que porque yo tenga novio no podemos hablar de trabajo, vacaciones, amigos, parejas etc...

O es que él tiene reparos, o es que él quiere algo conmigo, o que se cree que va a ir mi novio a partirle la cara porque esté hablando conmigo...

En conclusión: Los sentimientos no se pueden controlar e igual que del amor al odio hay un paso, supongo que de la "nada" al amor también sólo hay un paso.

A partir de ahí cada cual que reacciones como considere: Quién quiera seguir teniendo amig@s del sexo opuesto como del mismo aún teniendo pareja, como los que prefieran no arriesgarse a relacionarse con alguien que pueda poner en peligro su estabilidad.


¿Y vosotr@s que opináis?

¿Se pueden tener amig@s del sexo opuesto cuando se tiene pareja?

¿El hecho de tener pareja limita las relaciones de amistad?

He aquí mi reflexión superprofunda de hoy.

Feliz miércoles.







23 comentarios:

Cristina (El rincón de...) dijo...

Toma reflexión!! Interesante post el de hoy! ;)

Mi opinión... Yo creo que sí, que se pueden tener amig@s del sexo opuesto aun teniendo pareja.

Yo por lo menos, cuando he tenido novio no he puesto ningún tipo de reparo en que la otra persona continuara viendo o hablando con sus amigos (a no ser que viera algo raruno, que entonces sí se pone una un poco mosca...)

En cambio, sí que me he visto en el lado de la amiga del chico que tiene novia, y que su novia decide que su chico ya no puede seguir hablando conmigo... Te cuento: A este chico lo conocí por internet hace mil años mínimo, él de Madrid y yo de Barcelona. Muy buen rollo y mucho feeling. Chico se presenta al cabo de un año en Barcelona y tenemos un rollito de unos meses (viniendo el siempre a Barcelona). Al cabo del tiempo, el chico empieza a salir con una chica de Madrid, nosotros tan amigos como siempre, con nuestras confidencias y demás. Su chica se cabrea y el chico deja de hablarme pq ella se lo exige...

En fín, todo esto estan complejo...

Saludos,
Cristina

PD.: Con los años he conseguido que el chico madrileño y yo volvamos a ser amigos, pero ya no como antes. Él felizmente casado con la chica que hizo que dejara de hablarme ;)

Ana dijo...

También debería haber puntualizado el que generalmente, tu amigo se echó novia cuando vosotros ya erais amigos.

En resumidas cuentas, que empezar una relación de amistad con alguien que no tiene pareja cuando tú sí que la tienes y viceversa no es lo habitual.

Joé qué lío... jaja!

Gracias guapa, un besete.

Anónimo dijo...

Hola!!, muy interesante tu post.
Respecto a este tema, la verdad que he tenido amigos del sexo opuesto, conlos que me llevaba bien, y a los que he considerado amigos de verdad, pero que antes o después pues querían algo más, y cuando no me he andado espabilá, me he metido en problemillas..., a veces interpretan el que te caigan bien con que quieres algo ( por lo menos en mi caso)
Ahora tengo amigos, bueno más bien conocidos... porque por temas de trabajos pues cada uno ha tirao pa un sitio y algunos que ni me hablan.... supongo que es porque estoy casada porque no he tenido problemas con ellos... bueno, en definitiva, amigos hombres no tengo porque ellos no quieren jajajaja, porque por mi ni por mi pareja, no hay problema...
Bueno menudo rollo que he soltao, un saludo, me encanta tu blog. Nieves

Ana dijo...

Hola Nieves!
Muchas gracias por tu comentario.
Totalmente de acuerdo contigo!

Ana dijo...

Te decía Nieves...
Quien tiene un amigo tiene un tesoro, sea chico o chica, y tampoco hay que estar con el sinvivir si algún día podría pasar algo con alguno de ellos.
Lo que ha de ser, será.

MsAlezhita dijo...

Interesante, creo que puedes tener amigos del sexo opuesto aún teniendo pareja, mi chico y yo tenemos amigos del sexo opuesto y no tenemos problemas, hasta yo soy amiga de sus amigas y el amigo de mis amigos. Pero si me ha pasado que al chico que es mi amigo le piden que ya no me hable, porque no creen que pueda existir una verdadera amistad entre hombre y mujer, en fin, que es muy cierto eso de que cada cabeza es un mundo. Creo que escribí demasiado y no dije nada jajaja. Besos!

Ana dijo...

Estamos de acuerdo que sí se pueden tener amigos de diferente sexo, pero el fondo de mi reflexión es cómo se toman esas amistades cuando se tiene pareja, una o ambas partes.

Parece como el que tener un amigo más allá de tu novio es como quitarle la "exclusividad"... no sé si me explico.

gemma dijo...

Se puede y se debe

Ana dijo...

Gemma, pero no siempre se hace... Es una pena como nos cerramos puertas nosotros mismos algunas veces.
Un beso guapa.

Wed* dijo...

Como sabes yo una vez tuve un novio que me dejo por otra... jajajajajaja.
Y resulta que mi ex de marras tenía un mejor amigo (y lo conserva) con el que me llevaba bien pero sin más, a los tres o cuatro meses de terminar la relación, yo empece a tener amistad con su mejor amigo. Ahora él es mi mejor amigo heterosexual. Nunca ha pasado nada entre nosotros, pero lo quiero mil y el a mi también. Es una de las primeras personas a las que llamo cuando tengo un problema y al reves y pocas veces hablamos de nuestro nexo común. raro pero real, querida amiga.

Candy dijo...

Este tema me toca de cerca... yo tenía un mejor amigo, nos conocimos el primer día de universidad y a partir de ahí fuimos inseparables durante años, yo tenía mis novios y no había ningún problema en que siguiéramos siendo tan amigos. Pero el día que él se echó novia se acabó todo, me dijo que es que el tiempo que me dedicaba a mí ahora se lo tenía que dedicar a ella. Nunca entendí que después de tantos años de amistad cortara tan por lo sano.

Actualmente no tengo amigos hombres, sólo conocidos, aunque a mi pareja no le supondría un problema que los tuviera.

Pepito Grillo dijo...

Uf, casualmente tengo mas trato y confianza con mis amigas que con mis amigos, por lo que espero no tener nunca una pareja celosa (de momento me he ido salvando).

Ana dijo...

Wed*, pues siento decirte que en el momento que tú o tu amigo tengáis pareja se va a enfriar todo mucho.
Es una pena pero es así...



Candy,efectivamente, ese es el concepto. En el momento que tenemos pareja le damos la exclusiva en todos los aspectos.



Pepito Grillo, te digo lo mismo que a Wed*, es obvio que la amistad entre hombres y mujeres sí existe... pero en el momento que entra otra persona exigirá toda nuestra atención. Y si no la exige, se la daremos nosotros.


Gracias por los comentarios!!
Besitos!

Anónimo dijo...

Soy hombre y tengo amigas (y pareja), de hecho considero que mis mejores amigos, y sólo tengo tres, son mujeres. Creo que no hay reglas exactas, sí multitud de opiniones, lógicamente, pero repito, no hay reglas exactas para nada que tenga que ver con los sentimientos. De esta manera, os comento que a lo largo de mi vida, entre mis amistades (chicas) ha habido de todo, atracción por mi parte, atracción por la otra parte, falta de atracción por ambas partes…, pero siempre, y digo siempre: RESPETO. De ahí nace la amistad. HAYA LO QUE HAYA DENTRO DE ESA AMISTAD, porque... ¿amistad es hablar únicamente? Creo que no, es más bien compartir y estar a gusto.

Si una amistad es real, haya o no haya atracción, habrá respeto. Si uno pone a la otra persona en la tesitura de “me atraes y no puedo seguir siento tu amigo-a”, entonces no hay respeto, hay interés, o en todo caso el interés es mayor por la relación de atracción que por la relación de amistad. Pero como he dicho antes, no hay reglas al respecto.

Después hay otro tipo de tesituras, que no necesariamente tienen que ser confusas. Por ejemplo: hay atracción entre dos amigos de distinto sexo, y ambos tienen pareja. ¿Hay amistad?, ¿hay respeto?, ¿hay ambos sentimientos entre los dos?, ¿hay cariño?, ¿hay amor?, ¿qué pasa con las terceras personas? Bien, aquí entraríamos ya en un tema distinto y además MUY importante y serio, y de momento no he visto a nadie que se haya salido de los parámetros habituales para afrontar lo que verdaderamente piensa sobre este tema. Sólo hipocresía u ocultamiento.

Por otro lado, cada uno de nosotros somos un ente particular y único en la vida. Aunque no lo parezca, nacemos solos y moriremos solos y a lo largo de la vida estaremos acompañados por un diverso número de personas, amigos, familiares, conocidos…, pero afrontaremos nuestras decisiones nosotros solos, al menos aquéllos que tenemos personalidad –o que creemos que la tenemos-.

Un saludo,

Jorge

Ana dijo...

Jorge, muchas gracias por tu comentario.
Efectivamente hay mucho ocultamiento respecto a los sentimientos, y más cuando se plantea esa situación de atracción cuando se tiene pareja.

Por eso insisto en que muchas veces somos nosotros mismos quienes preferimos no relacionarnos con otras personas para no arriesgar nuestra estabilidad.

Encantada de que hayas comentado en este humilde blog.

Un saludo.

Svintus dijo...

Ummmm,como dicen por ahí arriba, se puede y se debe. Yo no tengo novia,y cuando la he tenido afortunadamente no me han "censurado" mis amistades,jejeje. ¡Es como si te exigiera que dejes de ser del Betis,jajaja!. Es como si te prohibieran tener alcohol en casa porque te lo puedes beber,o que te limiten tu coche a 100 por hora para que no le pises.
Hay que tener confianza en la pareja. Una novia que yo tuve iba mucho a un bar que a mi no me molaba.El caso es que me dejó a mi, y a las dos semanas estaba con el camarero. El "castigo divino" es que es mas feo que el mono del Anís,jajaja,pero hoy día llevan 5 años casados. Pero eso no me cambió mi forma de ver las relaciones de pareja. Si tenía que ser, es que tenía que ser...
Hay que confiar en tu pareja,tener amigos,amigas, y si un día te dejan o te ponen los cuernos...pues...pensar en lo que el otro u otra se ha perdido...
Para ser la primera vez que entro,vaya leñazo te he soltado,jajaja.
¡Btos, sigue así con este blog tan apañao!.

Anónimo dijo...

Yo creo que hay ocultamiento respecto a demasiadas cosas. Tan es así que cada día se vive más del “postureo”, de imágenes grabadas en el espejo con gestos que favorecen, con frases hechas y repetidas hasta la saciedad, y menos con la personalidad de uno mismo, con sus vacíos reales.

Hace años la gente se subordinaba a una estructura de vida. A cierta edad uno se casaba, a otra edad tenía hijos, a otra no sé qué y a otra no sé cuánto. Luego vino lo que se llamó la “libertad”, y eso que se llamó “libertad” lo que ha hecho es subordinar a la gente a otras estructuras que ya no se llaman matrimonio ni familia, pero que en cierto modo son eufemismos de los mismos términos, con los mismos derechos y las mismas obligaciones. Pretendo decir que la historia se repite, pero ahora con otros nombres que quedan más “guays”.

Pero esto ya es salirse del tema, lo siento.

Tampoco es plan de vocear a los cuatro vientos los sentimientos de cada uno, creo que ese tipo de cosas van implícitos en miradas, sonrisas cómplices, y por qué no decirlo: frenos. Yo me he visto obligado a frenarme en más de una ocasión, y quizá a desenfrenarme en alguna otra, he tenido la oportunidad – como todos – de mantenerme con cadenas o romperlas, y aquí está el fondo de la cuestión.

Profundicemos, pues:

¿Es bueno frenar esos sentimientos?, ¿para quién es bueno?

Pues es aquí donde cada uno tiene que tomar las decisiones que considere oportunas, valorar lo más importante, ceñirse a unas estructuras o declararse “libre”. Es una decisión personal, porque como he dicho ayer, estamos solos en el mundo. Y es una decisión que puede influir en una tercera persona o no, todo dependerá de muchísimos factores, como por ejemplo si un hecho así repercutiría de manera negativa en esa tercera persona, o tal vez de una manera positiva, quién sabe. Si el haber tomado esa decisión (hablo de que una relación de amistad -teniendo ya pareja- se convierta en algo más) nos haga reflexionar sobre nuestra vida, sobre cómo enfocarla, sobre si merece la pena o no, o sobre si necesitamos llenar un vacío o no.

Nuestra pareja es importante, quizá sea lo más importante del mundo a nuestros ojos… o quizá no. Y quizá sea incluso más importante que nosotros mismos… o quizá no.
Es un tema realmente difícil, por eso me reitero al decir que no hay reglas al respecto.

Al final, todo se reduce a nuestra propia naturaleza, y lo que se sale de ella no dejan de ser cadenas. ¿Nos las ponemos o nos las quitamos? Ahí está el quid, pero no se somete a ninguna norma, sólo a una decisión unipersonal.
Lo triste de esto sería tomar una decisión sin pensar, a la ligera, o de manera gratuita.

Ana, has hablado de estabilidad... es importantísima, claro que sí. Pero no es menos importante plantearse si esa estabilidad es natural o es forzada. Si frenas ante una amistad que te atrae, estás forzando lo que llamamos la estabilidad con la pareja. Eso no tiene necesariamente que ser malo. Ni bueno.

Jorge.

Ana dijo...

Svintus, no me refiero a que la otra persona te "obligue" a dejar amistades, sino que somos nosotros mismos muchas veces los que nos autocensuramos a este respecto.
Que se puede y se debe tener amigos, sí, estamos de acuerdo, peroooo.....
Muchas gracias por tu comentario. De peñazo nada, aquí está expuesto un tema y cada cual opina lo que quiere. Es más, encantada.




Jorge, me ha encantado lo que comentas respecto a la estabilidad. Por ejemplo, en el caso del chico que se me declaró teniendo novia, pienso que fue así. Prefirió mantener su estabilidad, forzada o no en ese momento, pero con buen criterio porque a día de hoy siguen juntos. Aunque insisto, no estoy con ellos en su casa y no puedo leer sus mentes... en el fondo no sé si realmente están juntos por costumbre o porque realmente quieren.

Y tienes toda la razón respecto a los estereotipos familiares. Antes te casabas para toda la vida, ahora te "rejuntas", mira que molones que somos y tal... pero en el fondo la mentalidad es la misma.

Como tú dices, no es necesario ir pregonando por ahí lo supermolón que eres. Simplemente si estás bien se nota y si estás mal con tu pareja te separas y punto.

Por eso he expuesto tres casos.

Porque aún estando casado-ennoviado-arrejuntado los sentimientos no se pueden controlar, pero como tú dices, sí las apariencias.


Muchas gracias por el comentario. Me encanta conocer diferentes puntos de vista respecto a este tema.

La Perfida Canalla dijo...

Yo opino que cada persona es un mundo, pero si tienes un amigo de verdad, pero de los de verdad, verdad, tienes que conservarlo...y si tu pareja te quiere y su pareja le quiere, tienen que entenderlo.

En cualquier relación de amistad siempre que haya respeto, confianza y compromiso, da igual si tu amigo es una chica o un chico...

Por cierto soy Pérfida
Un saludo coleguita

Esteban dijo...

Yo tengo muy buenas amigas, eso si , siempre he tenido claro que si una mujer pasa a ser amiga nunca sera nada mas, prefiero una amiga a arriesgarme a perder la como amiga por un par de polvos.

Un beso y buen finde

Wed* dijo...

Ana pues aunque te cueste creerlo, en nuestros ya años de amistad, por el medio él ha tenido novia y yo novio (aún lo conservo, el novio, digo, jaja). es una relación extraña. yo se que mi actual novio al principio no lo entendía muy bien, le resultaba raro (seguro) que tuviera un amigo heterosexual con el que jamás hubiera pasado nada, de nada. lo de las relaciones con el ex de marras, pues no se si las sabe pero no me importa en absoluto, ni a él tampoco... es muy, muy raro lo se.

Anónimo dijo...

Por partes:

Bueno, pues si te ha “encantado” lo que he escrito, de vez en cuando me pasaré por aquí a comentar lo que me parezca interesante. De momento sólo he leído esta opinión y otra que te comento más abajo. Me gustan.

El chico que se te declaró teniendo novia no prefirió mantener su estabilidad. CREO que ahí te equivocas. Al ver que tú no dabas el paso, cambió la estrategia, te lo dejó caer para ver si dabas tú el paso (es una opinión). Creo que lo que venía a plantearte era (y quizá me equivoque) mantener su estabilidad y a la vez dar un paso más en vuestra relación de amistad, con lo que eso supone, es decir, mantener la amistad y aumentarla con dosis de “amor”, o si quieres, llámalo roce. No lo digo en un tono peyorativo ni mucho menos. Ésa no sería la lectura, al menos para mí. Si tú estarías dispuesta o no, creo que ya viene siendo el fondo de lo que planteas aquí y no tienes por qué confesarlo. Ni él.

Tienes razón, no sabes si en el fondo están juntos por costumbre o porque se quieren. Pero puede ser por las dos cosas. Y puede ser que aún queriéndose, tú no estuvieras de más (claro, a escondidas). ¿Suena crudo? No sé.

¿Sabes, Ana? Yo creo que las apariencias tampoco se pueden controlar. De hecho a mí la gente con esos gestos estudiados me parece bastante pobre. No son necesarios. Si tienes un mal momento y lo transformas en bueno te estás engañando a ti mismo. Y probablemente a mucha gente. A mí, no. ¡Qué poquita gente auténtica queda!, es una lástima.

Como es el primer o segundo blog al que entro y opino, no sé si se “pueden” escribir opiniones sobre las de otras personas, y la verdad, no me gusta molestar, pero me voy a “mojar”. Esteban ha comentado que prefiere una amiga a arriesgarse a perderla por un par de polvos. Yo me pregunto si echarle un par de polvos a una amiga es perderla o es ganarla todavía más, quiero pensar que ese par de polvos sería con su consentimiento. O no es ninguna de las dos cosas, o cualquiera de ellas según el grado de amistad. O según el grado de polvo. O dependiendo de tantas, tantas circunstancias…, pero yo también me pregunto, ¿cómo es eso de que pase una mujer a ser tu amiga y después de eso nunca será nada más?, ¿entonces en tu vida sólo tienes amigas?, ¿ningún polvo?, ¿polvos con enemigas? Y no sigo especulando porque mis preguntas son por curiosidad, no por maldad. O te has explicado mal o te he comprendido mal, probablemente lo último sea lo más acertado.

A Wed no la he acabado de entender, eso también es cierto.

Por último te diré que hoy me he entretenido leyendo tu Cáritas-Carítas. Muy bueno. Lo curioso es que te haya causado sorpresa un caso así, la de casos que he visto yo… pero claro, públicamente me niego a comentarlos. Ya se sabe que vivimos en la dictadura de lo políticamente correcto.

Te doy mi enhorabuena por analizar y reflexionar ciertos asuntos donde la mayoría de la gente se queda en la superficie.

Jorge

Olivia dijo...

Interesante este post. La verdad es que voy a ser sincera. Y mi opinión (dada mi experiencia) es que sí se puede tener amigos del sexo opuesto teniendo pareja. Yo los tengo, quede de vez en cuando para tomarnos algo y se lo cuento a mi chico. Que les conoce, y no es celoso (o mejor dicho, confía en mí). Y con mis amigos, hablamos de todo, de parejas, de amigos, de viajes, de sexo, de intimidades...en fin... que con los dos o tres que suelo quedar, hay confianza. Eso sí, tambien he de admitir que antes de que apareciera mi chico, la amistad con estos amigos era ya de años, y en algún momento hubo algo de roce con ellos. Sip, si bien creo que fue motivado mas por el cariño que por una atracción real (un besete de cariño, no de pasión...).

con lo cual, ¿un amigo, solo es un amigo? jajaja... eso sí, creo que si con el paso de los años uno no llega a sentir algo más por un amigo, solo se queda en eso (o tal vez uno lo sienta y al final no prospere y la mejor relacion sea la de amistad).

Tampoco me gusta que si mis amigos se echan novia, luego desaparezcan...si es por que a la chica le da celos o algo así. Para eso creo que uno debe ser permisivo y en todo caso, tomarse un poquito de tiempo en conocer a los amigos de la pareja. Y lo dicho, mucha confianza que a veces es un poco dificil, pero...hay que confiar.

Besito!