viernes, 2 de septiembre de 2011

Sobre mi misma


Hoy reflexiono superprofundamente sobre mi misma.

Llevaba bastantes meses acoj**ada perdida ante la inminencia de mi cambio de década.

Ha pasado ¿y qué? Pues nada, lo mismo que pasará el año que viene cuando llegue la fecha de acabarse el mundo. No pasará nada.

Bueno, aunque reflexionándolo superprofundamente la verdad es que sí he cambiado. No hice ningún propósito, pero desde el lunes pienso de otra manera. Y me siento mucho más tranquila. Estoy más tranquila, sé lo que quiero y sé lo que no quiero. Estoy segura de mi misma y no me da miedo el futuro. Ni lo que venga ni quién venga. Me encuentro tranquila y serena, con la gente que quiero y no me importa nada más.

Pero bueno, no he venido aquí a hacer ninguna entrada tipo libro de autoayuda...

Algunas veces me da por pensar qué fue lo que me llevó a mi alguna vez en mi vida a hacer un blog de modelitos... Supongo que fue la novedad, digo yo. Y repito, no se que fue lo que me llevó a mi alguna vez a pensar que mis vaqueros y mis jerseys roídos que me ponía (entonces) para ir a trabajar pudiera "inspirar" a alguien, o que algún momento de mi vida pudiera llegar a ser un "fashion icon". Supongo que me molaría que me dijeran guapa y todas esas cosas... Ea.

Menos mal que la tontería me duró relativamente poco y me retiré a tiempo.

Que una cosa es que yo ponga alguna foto de vez en cuando, y otra que me crea que tengo la "obligación" de iluminar al universo con mis "estilismos".

Y una cosa que me hace muchísima gracia cuando veo las fotos de entonces es que ahora visto mil veces mejor que entonces. Aparte de que obviamente han pasado años y me he hecho "mayor", por mis circunstancias laborales actuales tuve que cambiar cuasi radicalmente de estilo. Y claro, como en la vida no hago otra cosa que trabajar, he acondicionado todo mi armario a ello. Guardo alguna prenda más especial para alguna ocasión ídem, pero como por lo general cuando salgo, voy directa de trabajo y no me cambio... ya he me acostumbrado al pijismo.

Y la cuestión es que me gusta...

Si a mi me dicen hace un par de años me iba a poner un vestido estampado de cachemir con unos mocasines marrones como hoy, me caigo de culo.

En cierto modo esa sería la conclusión a toda esta reflexión superprofunda. El día de los mocasines llega tarde o temprano y no hay que pensar en ello... símplemente hay que dejarse llevar. Los ves, te gustan y te los compras. Te levantas una mañana y te los pones... y te ves perfecta*.

Sin pensar en nada más. En si me tengo que "hacer las fotos para el blog", en si "si salgo ¿me cambio?", en si "le gustará a Fulanito o a Menganita"o "es que así no voy para visitar un cliente".

Me da igual y punto.

No sé si recordaréis aquella entrada donde os contaba que a mi sí que me importaba lo que pensara la gente de mi... Pues ahora no.

Serán cosas de la edad...

Feliz fin de semana.


* El día de los mocasines es aplicable a cualquier aspecto de la vida.



9 comentarios:

Lileth dijo...

Me ha encantado el post. Y si te sirve de algo, desde fuera, al menos a mi, no me dabas la impresión de iluminar con los estilismos, solamente parecías pasarlo bien.

Un besote.

La chica de las flores. dijo...

Felicidades retrasadas... que sepas que los 30 bien llevados son los nuevos 20, jaja!!

Muchos besos...

Pilar dijo...

Ahora, tambien, pero de otro modo, en un par de días verás claramente la sutil diferencia.

Disfruta los treinta, son casi tan estupendos como los cuarenta, ;)

Besos

Anita Patata Frita dijo...

A mi también me ha llegado el día de los mocasines jajaja

Anónimo dijo...

Bien Ana bien!!
A disfrutar del finde!

Miguel dijo...

Felicidades por tus 30..muy bien llevados por cierto , con esos ojazos y tu sentido de la vida y las cosas...todo lo demas que cuentas en lógico que te ocurra.
A medida que pasan los años, vamos madurando, aprendiendo de errores pasados , , seleccionando a la gente que te rodea, los que te aportan algo, lo que no te hacen daño.
Cosa a las que dabas mucha importancia como el estilismo de vestuario, ahora no le das tanta importancia..superas el clásico " que diran"...etc, etc.
Un fuerte abrazo Ana.

WEYSA dijo...

yO pase tambien la temida crisis de los 30 , el dia de mas depresion de toda mi vida jajaja y luego no fue para tanto, es mejor no pensarlo y vivir cada momento¡¡¡ :)

The LadyMissJo dijo...

A mi no me ha llegado el momento mocasín, seré una Obregón de la vida?

Cleo dijo...

Si es que cuando maduramos vemos las cosas de otra forma...lo mejor que somos más felices porque sólo nos importa nuestra opinión...viva el día de los mocasines...

Mil besos guapa