martes, 7 de mayo de 2013

Yo también compro barato

Ayer empecé a escribir una entrada donde comentaba que era incapaz de entender por qué hay quién es capaz de gastarse un sueldo entero en un bolso, esperar meses para tenerlo y aún encima parecer que han conseguido la hazaña de su vida.

Aunque como me pasa muchas veces que me pongo a escribir, que me "desinspiro" y lo dejo a medias.

Hoy he visto que Humor de Moda en su entrada de ayer hablaba sobre lo mismo que yo pretendía, que casualidad... así que me he animado a terminarlo.

Es verdad que a veces parece que nos da vergüenza decir que compramos barato. Que parece que cuanto más gastamos en algo, más guays somos, o más monas vamos.

El sábado me compré esta precioséz de bolso al módico precio de quince euros.


Y el domingo estrené mi vestido marrón de crochet que me compré en Los Invasores (el mercadillo) a siete euros. Porque sí, yo cuando puedo, voy al mercadillo. Me encanta. Porque me compro de todo y baratísimo. Y también compro en el Lefties. Y si me puedo gastar tres euros en una camiseta en vez de cinco, mejor aún. Y aprovecho las rebajas y las ferias de stock.

Pero es que me parece un absurdo gastarte dinero en según qué cosas. Bueno, según que cosas: Ropa y bolsos.

Porque obviamente hay ciertas cosas que no, como calzado y gafas... Que esa es otra, que la misma persona que se ha gastado mil euros en un bolso, luego las veo que van con gafas de grupo Amancio's que a saber de qué están hechos los cristales...

Pero bueno, supongo que al igual que a mi me parece fatal llevar un bolso caro y unas gafas malas, a otra persona le parecerá fatal que lleve unas gafas caras y un bolso de plasticuero.

Cuestión de gustos.

Feliz martes.


7 comentarios:

Aydita dijo...

Es bien bonito! besos

Anita Patata Frita dijo...

;) las reinas del baratuning :P

Rosa dijo...

jajaja... me ha encantado esta entrada (y el bolso también). Estoy totalmente de acuerdo contigo. A mí me pasa lo mismo. Pero hay para todos los gustos. Yo hace años que no me compro ropa de temporada, o sea, sólo compro en rebajas y en outlets, y no me despeino al decirlo. Es más, me encanta. Soy feliz cada vez que me compro algo con un 70% de descuento y pienso en que la mayoría de las que lo han comprado por el precio original están locas. Sólo hay dos cosas en las que soy tajante: como tú, las gafas de sol, imprescindible que sean de la óptica, por muy monas que las fabrique Amancio Ortega o compañía. Y el calzado; tiene que ser de piel (menos en verano, que me encantan las alpargatas de tela). Pero como el calzado de piel a veces es carísimo, sólo lo compro en rebajas.
Así que, a veces, salgo de casa con un vestido monísimo que me ha costado 6 euros y unas gafas de sol de 120... ;P

Ana dijo...

Rosa, de 6 euros y de menos jajaja!! Eso sí, en los ojos, todo bueno.

sonia dijo...

Pues el bolso es bien chulo.
Yo soy de la misma opinión que tú. Prefiero gastarme dinero en ir bien calzada o en llevar unas gafas que sean apropiadas para mis ojos que gastarme un dineral en un bolso.
Lo máximo que estoy dispuesta a pagar por un bolso son 50 euros y mucho me tendría que gustar y estar emperradísima en tenerlo para gastarme ese dinero.
Para comprar camisetas me voy al Primark, me pillo básicas para todo trote por 3,50 y luego me las tuneo yo a mi gusto y así no llevo la misma camiseta que todo el mundo, que parecemos clones gracias a Amancio y Cía. No valgo para fashion victim oye...

Anónimo dijo...

Pues yo me siento un poco abuelilla diciendo esto pero mis pies ya han notado lo de que lo barato sale caro para ellos así que de acuerdo contigo: en según que no se puede ahorrar pero ¿en un bolso?,por supuesto,el tuyo es precioso.

Anónimo dijo...

Eso es, no todo tiene que ser caro para que sea bonito!!