jueves, 20 de octubre de 2011

Si al final la doctora va a llevar razón...


Lo primero quisiera disculparme (por enésima vez) de mis ausencias y mi bajo ritmo de publicación, pero es que últimamente estoy teniendo bastante trabajo y cuando voy sin tiempo no me inspiro, porque para pensar una entrada como Dios manda necesito estar tranquila y disponer de tiempo suficiente ante la entrada nueva.

Y es que he cerrado un cliente que me tiene frita, frita, fritica perdía. Que vale que sí, que todo mi freimiento se traducirá en suculentos beneficios (me parto y me mondo) pero algunas veces llegas a pensar si realmente merece la pena tanta porculéz por un puñado de €uros.

Pero para eso trabajamos, digo yo...

Aparte de esto, el poco tiempo que me ha quedado libre lo he dedicado a compadecerme de mi misma y de mi dolor de pie.

Como os conté en la última entrada, el viernes pasado fui a ver a mi doctora a contarle mis desgracias y a pedirle por favor que no me amputara el pie...

... y la muy cabrona se descojonó de mi en mi mismísima cara.

Llegué a la consulta con cara de cordero degollado y cuando me preguntó que qué era lo que me pasaba, pues yo, toda cándida le conté que llevaba un mes sin poder andar después de comprarme unos zapatos pequeños.

Y va la japuta y después de partirse el culo me dice:

"Los hombres dicen que las mujeres somos tontas, pero al final resulta que van a llevar razón"

Me quedé de plástico del duro... y no sabía si reirme o pegarle dos guayas. Efectivamente preferí reirme, no es cuestión de agredir al personal sanitario...

Diagnóstico: FASCITIS PLANTAR... aparte que me están saliendo juanetes (bastante lo sabía yo)

El caso es que me recetó hielo. Si señoritas y señoritos, hielo... y no precisamente para los cubatas.

Que me ponga una bolsa de hielo hasta que dejase de dolerme... esto de la crisis está mu mal eins?

Y digo yo... ¿y cuando se supone que me lo tengo que quitar? ¿Cuando se me pusiera el pie azul y me tuvieran que amputar? Así seguro que no me duele... jaja!

Bueno, también me mandó un antiinflamatorio.

¿Y sabéis qué?

MANO DE SANTO oyesss! Vamos, que en menos de una semana ya casi no me duele. Y he vuelto a calzar tacones... ¡¡yujuu!! Eso sí, con moderación.

Aunque la verdad creo que me he vuelto más vaga que la mantas... y desde que me compre mis zapas nuevas de atletismo no me las quito ni para dormir. Pero es que son taaaaan cóoooomodas!! ¡¡y taaaaaan caaaaaras!! jus jus jus!!

De todos modos la frasecita de la doctora me dio runrun... ¿se puede ser tan machista? ¿siendo mujer?

Aunque esta mañana, con más o menos gusto he tenido que darle la razón... porque he presenciado una situación que lo ha corroborado totalmente...

Como decía, esta mañana durante el paseo matutino de Café (con mi chándal y mis zapas nuevas cómodas a la par de caras) me he cruzado con una suerte de Belén Esteban versión manchega que iba acompañando a una señora bastante mayor que he supuesto que debería ser su abuela.

Creo que no hace falta que os describa a la muchacha, ¿no? jaja!!

Lo que más me ha llamado la atención es que me llevaba la tipa unos pedazo de tacones... pfff pues de 15 cm mínimo. Creo que eran unos peep toe que venden en zara de charol en bolor beis (me niego a decir nude), supongo que todas sabréis de cuales hablo...

Que molones, los zapatos molones son, y mucho. Pero me pregunto:
  • ¿Es el calzado más adecuado para un jueves a las 8.30 de la mañana?
  • ¿Es el calzado más adecuado para ir al médico?
  • ¿Es el calzado más adecuado para ir a acompañar a tu abuela teniendo en cuenta que si la acompañas es para que se agarre de tu brazo porque la mujer ya no puede andar?
  • ¿Es el calzado más adecuado ante la posibilidad de que tengas que hacer una maniobra de "sujetamiento" de abuela si la pobre pega un traspiés?
  • ¿Es el calzado más adecuado para cualquier momento que requiera estar más de 15 minutos de pie teniendo en cuenta QUE NO PUEDES DAR UN PASO?ç
Porque mi descojone y desparramiento total ha llegado cuando me he percatado que no era la abuela la que se agarraba del brazo de nuestra amiga, sino ella la que iba agarrándose de la abuela porque no podía andar con los andamios.... jajajaja!!

Si al final va a resultar que la doctora va a llevar razón....

Feliz jueves!



8 comentarios:

Cleo dijo...

La verdad es que yo con mis pies no me la juego (entre otras cosas porque me odian y son superdelicados)..siempre voy a lo seguro..menos con mis zapatos nude (jeje yo si lo digo que me encanta el palabro) pero sólo me los he puesto una vez y para ir al bar debajo de casa y porque sabía que iba a estar sentada...jejeje..

Me alegro de que estés mejor de tu pie...

Mil besos guapa

Pepito Grillo dijo...

Yo es que quizá soy antifetichista, pero no me gusta especialmente como os quedan los zapatos de tacón.
Unos zapatos altos solo me hacen pensar en que si os caéis de esa altura igual os rompéis algo.

MORGAN dijo...

Mujer, pues viendolo así, si que somos algo tontinas...
Yo soy capaz de sufrir unos tacones de órdago por ir mona en alguna ocasión, pero tanto como no poder caminar... ni que tuviese quien me llevase en brazos!Y para diario, si no son cómodos no salen del armario.
Por cierto, pobre abuelica....
Besos

Esteban dijo...

No creo que lo que te dijo la doctora fuera machismo!!!! Pero es que ponerse unos zapatos pequeños por ir guapa no es muy inteligente, jiji un beso.

Ana dijo...

Esteban, no fue "por ir guapa", fue un error en la elección de la talla.

A mi el ir guapa me importa un pimiento, y más si va a ser malo para mi salud, vale ya...

Anónimo dijo...

Me alegro muxo de que ya estes bieeeen!!

Un besito!!

Una lectora anónima!! XDDDD

Anónimo dijo...

Pues ya sabes a poner hielo y a por los tacones otra vez, con moderaciooon!!

Mis tacones para el finde, a diario que no me quiten los zapatos planos.

Jaja pobrecita yaya si tiene que hacer de punto de apoyo para la nieta, le dejara la espalda destrozadita.

Besitos
Stela

Anónimo dijo...

Yo pensaba que la belén esteban manchega eras tú...