jueves, 23 de septiembre de 2010

Con el otoño...

Parece que el otoño estaba esperando escondido detrás de la puerta para llegar puntual a su cita con el cielo gris y la lluvia.

Con el otoño se fue la Feria, las sandalias y las faldas, el "vámonos a la calle que aquí no se puede estar"... el quedar a horas intempestivas, el "aún son las doce, ¿nos tomamos otro?"...

Con el otoño ha vuelto la noche a media tarde, el "uf, me voy a casa... qué pereza" y el "mejor, mañana más temprano".

Con el otoño ha empezado un nuevo curso para todos.

Por mi parte, he comenzado (otra vez) una nueva andadura laboral.

Después de la espantada de mi EX-compañero el Carapipa, mi jefe ha vuelto a contratar a mi antigua EX-compañera la (espero) ex-Amargada, y digo ex-Amargada, porque la culpa de su mal carácter era propiciado por el quemamiento perpétuo del Carapipa.

La Compañera (vamos a llamarla así de momento) volvió a empezar ayer y sí... la verdad es que la muchacha está infinítamente más relajada que en su anterior etapa a las órdenes del Carapipa, cosa que se agradece, porque llegó un momento en que su actitud fue insoportable, cosa por la que mi jefe tuvo que prescindir de ella.

La Compañera es una persona seca de por sí, pero si sabes llevarla puede llegar incluso a ser "agradable", así que espero que a partir de ahora el ambiente de la oficina sea mucho mejor que meses-a...

Por mi parte, ya no soy administrativo-comercial, ahora soy comercial-mano-derecha-de-mi-jefe y me encargo de controlar el trabajo de los repartidores (si no os lo había comentado antes, trabajo en el sector transporte) además de controlar la caja.

A mi que nunca me ha gustado manipular el dinero de nadie, ahora me encargo de llevar las cuentas y hacer los cierres de caja. Eso es algo que por el momento me agobia. Me agobia el pensar que puedo equivocarme ya que eso sería un grandísimo marrón.

Pero como en esta vida siempre he intentado ser ver el lado positivo de todo, pienso que en cuanto lleve un par de semanas haciéndolo, será pan comido.

Cambiando de tema...

Esta semana he comenzado mis clases de aeróbic. Bueno rectifico, un día step y otro aeróbic.

El primer día hicimos step, y sudé como un pollo. Además que me he dado cuenta que soy un puñetero tronco, vamos, que tengo la misma flexibilidad que una viga de acero.

El monitor cuando nos ve alicaídas, nos motiva diciéndonos que se nos va a "meter el ombligo para dentro" y se nos va "a poner el vientre estrecho"... Y le funciona eh? porque nos ponemos a hacer abdominales como posesas.

Pero yo tengo agujetas hasta en las pestañas... y lo peor es que esta noche me toca otra sesión... uf! Pero bueno... como he dicho antes... supongo que en cuanto vaya un par de semanas ya me gustará más y todo... ¡todo sea por un vientre estrecho!

Lo que me fastidia del ir a aeróbic es que casi no veo a mi Lobo. Cosas de los horarios... el día que tengo clase él libra y cuando no tengo clase él sale tarde del curro... Pero bueno, mirándolo por el lado positivo, así tendremos más cosas que contarnos cuando nos veamos... y no reñimos jajaja!!

Llevo un par de días que estoy malilla, aparte de las agujetas creo que debo estar incubando algo, porque me duele to-do el cuerpo, además que lo mismo tengo un calor horroroso que estoy tiritando y me han salido dos calenturas en el labio. Pero como debo ser de constitución fuerte, no soy capaz de pillarme un gripazo de esos de quedarme en casa... ¿qué se le va a hacer?

Ayer me enteré de algo que la verdad es que me ha dejado un poco de mal cuerpo...

Una persona bastante cercana está pasando una crisis bastante chunga con su pareja... y por lo que sé no creo que tenga muchas posibilidades de recuperación.

Uff... me meto en su pellejo y me pongo mala... así que ella debe estar destrozada.

Y lo peor de todo es que con su más que probable separación, van a cambiar muchas cosas en su entorno. ¿Como se reparten los amigos si casi todos los de su grupo eran amigos de él? Prácticamente le quedamos dos amigas "propias"...

Y no sólo es eso, sino que probablemente detrás vengan más separaciones de los que (según mi criterio) eran "noviazgos de conveniencia", además de futuras bodas que probablemente no se produzcan... Vamos... un follonazo de tres pares.

Pero bueno, espero que la sangre no llegue al río y si pueden solucionar sus problemas, mejor. Aunque sinceramente, si yo fuera ella diréctamente lo mandaría a la mier**, pero como yo no soy ella, espero que todo les salga bien.

Por primera vez desde hace muuuuucho tiempo puedo decir que mi mundo y yo estamos tranquilos.

He pasado un verano verdaderamente horroroso, entre unas cosas y otras... Pero afortunadamente está todo solucionado.

La familia está unida como nunca, todos tenemos salud (cosa que en mi casa es raro raro raro) y trabajo que es lo más imporante hoy en día. No somos los Hilton pero no nos falta para comer y con eso es más que suficiente.

La relación con mi Lobo estuvo pendiente de un hilo hace unos días... Sí. Pero mal eh? Con reproches y "apagadas" de móvil incluídas...

Pero como hablando se entiende la gente, puedo dar fé que es verdad eso que dicen que lo mejor de las peleas son las reconciliaciones. Y a día de hoy creo que nos queremos un poquito más si cabe.

Todo esto es lo que ha venido con el otoño...

... y lo mejor viene ahora.

Feliz jueves.

Besos.

Pd: Me hubiera encantado subir alguna imagen para ilustrar este post... pero el Sr. Blogger no me deja.

12 comentarios:

Namy dijo...

ya, blogger hoy va fatal...
oiga, ya está estupenda señorita....
no se yo como acabara usted despues de hacer tanto deporte...eh?¿...
pues cañon cañon!jajajajaja
muak

Ana dijo...

Hola Namy!
Que alegría verte por aquí jejeje!!

Pues después del aerobic me quedaré igual de estupenda, pero con el ombligo para dentro y el vientre estrecho (monitor dixit) jajaja!!

Gracias por tu comentario, un besazo guapa!!

Pilar dijo...

Parece que entre las hojas que se irán cayendo, el otoño esconde cambios, la mayoría estupendos, y otros complicados, paso a paso.
Mucha suerte

IBI dijo...

ay madre,.. dichoso Otoño, la verdad que siempre son duras las separaciones de conocidos pero asinnnn es la vida....

lo tuyo con tu lobo, mira todas las parejas tenemos en algun momento un pitote super gordo, y al final todo es para mejor, porque lo que no te mata te hace mas fuerte ejjee

estoy segura que en el tema curro dineritos, lo haras genial.

muak amor!

Rose dijo...

Ánimos reina con todo, con el gym, todo pasa, hasta las agujetas, y te vas a quedar DIVINA DE LA MUERTE. El trabajo, un nuevo reto, a por él que como bien dices, en unos días todo controlado. Ánimos mil, llega el otoño, vamos a disfrutarlo.

Ana dijo...

Gracias guapísimas!!

Me gustaría contestaros una por una pero es que me pilla el taurussss jeje!!

Besazos!

Anita Patata Frita dijo...

Pues nada fueeeeerza con esa nueva situación laboral y deportiva (no creo que me pilles en esa jaja pero ya veremos) y en cuanto a tu family y lobo no me puedo sentir más contenta con tu estado happy! ánimo que todo va rodando.

Los cambios en otoño son normales! que tu amiga no tenga miedo lo mismo es lo mejor que le puede pasar en la vida.

:)

Sandra dijo...

La verdad es q es increible como una persona puede influir tan negativamente ( o positivamente en algunos casos ) en el carácter de una persona, hasta tal punto de cambiarla por completo.

Lo del gym es como todo, la pereza, pero al final te alegras, siempre que la venzas claro.. La pereza me refiero.

Las separaciones y el reparto de amigos, se hace sin mas complicación, el tiempo ayuda y las cosas van encajando. No es la primera ni la última pareja q se separa y de pronto uno de ellos se queda mas solo que la una. Sala pa´lante sale….

Bueno reina mora que pases un feliz finde.

Besitos.

Lileth dijo...

Nena, ánimo con todo.

danygirl dijo...

Bufff yo me muero de ganas por hacer algo de ejercicio. Si no puedo ir al gym, ya he pensado que voy a comprarme un saco y unos guantes de boseo, y a quemar adrenalina en mi casa!

Cleo dijo...

Madre mía..pues si que has tenido cambios...pero me alegro de que todo vaya bien....

Mil besos guapa

Iván dijo...

Bueno, a estas alturas, la llegada del otoño está más que asumida. Ahora en lugar de verlo como el verano que dejamos atrás, lo vemos como una época de reencuentro con la gente, de vuelta a lo cotidiano. Hay gente que celebra ahora cumpleaños que tenía pendiente del verano y todas esas cosas. No queda más que disfrutar de la estación, para mí posiblemente la mejor del año. Todavía queda mucho por llegar, como cuando se empiezan a ver hojas marrones, son encantadores los paisajes donde combinan árboles de hoja perenne y hoja caduca, precioso contraste. Luego en diciembre los preparativos para las navidades. Si es que toda estación tiene su encanto, pero pocas como el otoño.

cerro409@yahoo.es